Insomnia

Comienza la ansiedad. Me duele el pecho del sólo hecho de pensar en el momento en el que tenga que cerrar los ojos. Miles de imágenes se agolpan tras mis retinas y cientos de garras se clavan en mi garganta, haciéndome imposible gritar, a sabiendas de que con todo, nadie sería capaz de escucharme.

Trago saliva y el juego comienza.

Miedo.

La decisión que no tomaste. La reconciliación con olor a libro viejo. Un manual sobre cómo esconderse del averno y mil razones para no volver nunca más. Canciones tarareadas en forma de adjetivos demoledores, ganas de un viaje de huida sin retorno y cientos de razones por las que nunca ser feliz.

Miedo.

Dudas existenciales sobre qué parte de mí debería morir primero, y una tesis doctoral sobre cómo hacerlo.

Miedo.

La oscuridad me abraza retrotrayéndome prácticamente dos años atrás, y yo simplemente me dejo guiar por ese lazarillo que ahora me mira de soslayo creyendo intuir mi final. Hipócrita.
Nos vemos en el infierno.
Aunque yo ya esté encerrada en él.

Miedo.

2 comentarios en “Insomnia

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s