Con las ganas

Tengo en la mente mil momentos en los que te he tenido tan cerca que podía oír el sonido de tu corazón al latir. Así de cerca. Tan cerca que podía contar todos y cada uno de los lunares, que con maestría, dibujan tu cuerpo. Tan cerca, que tuve el cielo a tan sólo un par de besos de distancia, y preferí conventirme en ceniza dejándome llevar por el fuego que se desencadenaba en tus caderas. No voy a pedir perdón por nada. En cuanto me conoces sabes que tengo la serenidad brillando en los ojos como una falsa coraza, pero que en las bragas me sigue colgando el cartel de ‘pasen y vean’, como una invitación a la única parte de mí que sigue siendo tan primitiva como las ganas de arrancarte la ropa que me entran cada vez que te veo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s