Ella & él

Ella nunca miró hacia atrás. Posiblemente fuera porque no llegó a sentir la necesidad de hacerlo, porque todo lo que quería estaba unos pasos por delante, y eso era suficiente, él siempre era suficiente. Se encargaba de serlo, se merecía serlo, porque cada vez que ella cerraba los ojos ante el miedo, él la guiaba. La cogía la mano y conducía sus pasos hacia el futuro, porque con él, no había otra variable, y si alguna vez miraban al pasado, era para recordar todos esos momentos que habían vivido juntos.

Parecía que antes de que él y ella fueran ellos, el amor sólo era un burdo intento para aquellos que se permitían soñar despiertos a cada instante. Y es que cuando ellos se rozaban, tocaban sus vértices, besaban sus aristas y hacían cálculos incompletos sobre la vida, el amor se materializaba.

Él solo la miraba a ella. A ella y su pelo rojizo. A ella y sus pintas de loca. A ella y sus manos. A ella y sus curvas. A ella, que era la definición andante de la palabra suerte. A ella, que era destino, que era casa, pero que también era viaje a cualquier parte del mundo, sin salir de allí. A ella que era pregunta y respuesta, que paz y era guerra, que era la revolución instaurada en su gran melena a principios de abril.

Ellos, que eran realidad vestida de cuento. Cuento, porque fue demasiado bonito para ser cierto. Realidad, porque fue demasiado único y verdadero para, si quiera, terminar nunca.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s