Conjeturas

Si decides quedarte anclado a mi pecho, acampararemos allí dónde sólo ha sabido llegar la luna. Lloverá volviendo a cualquier tierra, fértil, llenando de primavera a estas caderas que ahora sólo le rezan al santo, que se columpia en ellas con una sonrisa pícara de niño de quinto de primaria, con sueños de tercero de carrera. Si te quedas, montaremos una fiesta privada en el interior de nuestra cama, aprovechando que el minimalismo es lo que se lleva ahora. Amanecerás caníbal, y no habrá ni prosa ni poesía suficiente entre mis piernas, que haga saciar el hambre, que sólo despierta tener al pecado durmiendo al otro lado del almohada, y que tú, al fin y al cabo, no quieras que se vaya.

Nunca.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s