Bendita primavera

Hoy he estado pensando en lo que pasaría si llegáramos a traspasar esa línea imaginaria que ahora nos separa. La línea arbitraria, cruel, y a la vez inexistente que comienza a aparecer cuando bajo la guarda y me permito la licencia de pensar en ti. 

No voy a negar que duele. Que toda esta situación araña con el tequila en la garganta de quien tras la última ronda, no quiere volver a casa, pero me he dado cuenta de que es una realidad que lejos de poder controlar, me maneja. Me maneja la manera en la que me podrías besar, en la que me podrías abrazar para decirme que desde que estás conmigo la felicidad no te ha rozado, te ha golpeado con fuerza y se ha instalado en tu pecho, haciendo crecer en él la más bella primavera, preciosa metamorfosis del mes de abril.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s