Conjugando en tu nombre

Te he estado esperando desde ese momento en el que supe que no podía seguir amando a alguien que ni siquiera sabía querer. Te he estado esperando desde el mismo banco en el que mi padre me dijo que por mucho que el tiempo pasara y todo cambiara, no dejara de mirar al cielo, porque este sería el único capaz de ponerme límite. Te he estado esperando mientras escuchaba canciones que dedicaban sus letras, a corazones mucho más destartalados que el mío, y que volvían a latir cuando aparecían personas como tú. Y tú, que eres tirita, que eres hielo, que eres infierno y eres cielo, que eres manta en las noches más frías de abril. Tú que eres droga y abstinencia, que eres musa y eres ciencia, que eres ganas de volar quedándose aquí. 

A ti, te prometo que si esto sale bien no habrá prosa, ni sonrisa, ni poesía que no aparezca conjugada en tu nombre.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s