Pequeña Freud

Historias que inspiran, expiran, y rezuman poesía.

Mentiría si dijera que no tengo miedo, que no me asusto cuando te acercas o no me consumo cuando te alejas, y te noto distante y fría, y nos noto acabados y sin final.

Mentiría si dijera que no me desarmas cuando sonríes, cuando pareces tener tan controlada la situación que te permites bromear con ella, cuando te tengo tan cerca y apagas la luz.

Mentiría si dijera que no me tienes cautivado. Que no me tienes. Porque me tienes, de principio a fin, de norte a sur, de cama a cama, y vuelta.

Mentiría si dijera que no te echo de menos cada vez que te vas, porque te echo de menos, porque yo tampoco, también, te quiero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s