En realidad

Mi pequeño principito, tienes que entender que todos los días no son blancos o negros. Hay días grises. Días en los que a pesar de que nada vaya mal, tu cuerpo te pide que pares y observes lo que pasa a tu alrededor, aun sabiendo que esa realidad de la que te estás absteniendo únicamente va a servir para sacarte de ese País de las Maravillas en el que estás acostumbrado a vivir. Cuando paras y observas, te das cuenta de que sigue habiendo violencia de género, de que los tan mencionados armarios sólo son una prisión para aquellos que nacen condenados por saber y querer amar de una manera tan libre como el pensamiento les guía. A veces es bueno parar, a veces es bueno darte cuenta de que aunque lo sufras, por lo menos no alimentas al monstruo que un día nos dió la vida y que día a día, telediario tras telediario y matanza tras matanza, nos la quita.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s