Amores que matan

El amor es, cuidándolo de forma adecuada, una de las cosas que le dan sentido a la vida, pero otras veces es solamente un lastre que nos hace caer.

Parece que nos da miedo hablar de las relaciones enfermizas, y es que estas se fundan y se mantienen mucho más de lo que queremos o nos gustaría, pero ocurre. Tendemos, de manera generalizada, a justificar cualquier comportamiento cuando estamos enamorados. Esto puede ir desde pequeños desprecios hasta grandes humillaciones y vejaciones, aunque no siempre tiene que ser en ese orden o de esa forma. Y es que si una cosa tenemos que tener clara es que amar no puede doler, no puede hacernos daño. No estoy hablando de típicas peleas en las que es normal que a veces se recurra a frases o acciones (fuera de la violencia física o psíquica), que puedan hacernos pasar un mal rato, hablo más bien de esa típica sensación de vacío en el pecho que te acompaña día a día, y moldea tu personalidad a la imagen y semejanza de quien dice amarte. 

Si alguien te ama, y verdaderamente lo hace tal y como lo dice, te amará bien, más y mejor, sin prisas ni presiones, sin segundas intenciones, sin dolor, porque una cosa está clara, el amor está para vivirlo y no para morir lentamente por él.

Así que no te dejes matar.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s