Calentamiento hormonal

No voy a exculparme de ninguna de mis palabras o acciones, escudándome en el hecho de tener tan sólo la edad en la que comienza a ser legal comprar alcohol, porque si hay algo en lo que de verdad estoy de acuerdo conmigo misma, es en el hecho de que los años que voy cumpliendo sólo son una representación gráfica de que sigo viva. Estos dieciocho años de sonrisas retratadas en un marco de dolor, sólo me han servido para alcanzar la madurez mucho antes que la paz conmigo misma, y es que muchas veces es mejor aceptar que hay cosas que no van a cambiar, a morir en el intento de un imposible.

Yo soy ese imposible tan roto como fuerte, definición constante de un antónimo viviente. Inconformista por naturaleza en un mundo forofo de la producción en cadena. Feminista, sensible, y un poco hija de puta.

Voy perdiendo la cordura a medida que alguien muere, sin saber si sentirme mal por no mirar hacia otro lado, recordándome a mí misma que todos somos inocentes.

Me fustigan por hablar de sexo y son todos ellos los que más gimen. No se puede dar la cara censurando algunos temas, sobre todo cuando llevamos una libertad inventada como bandera que sólo sirve para generar un sentimiento de bienestar simulado, que se va cuando nos quitamos las máscaras y nos dejamos ver. Yo por mi parte seré lo que sea, pero si tengo que pedir perdón por algo que sea por follar más y mejor. 

Tengo muchos defectos, pero si de algo soy inocente es de no mentirme a mí misma. Quizá sea parte de un masoquismo de libro abrir mis cicatrices cada día, pero cuando todo el dolor se esfuma sólo quedan las ganas de echar a volar de una rutina cada vez más asfixiante, que sólo ralentiza su ritmo cuando yo comienzo a escribir, y es que a veces no nos damos cuenta de lo importante y sano que es dejarnos escuchar. 

He aprendido a amar lo que hago, y he dejado de quitarle importancia, al darme cuenta de que además de carecer de razón, presiono más fuerte en la herida que hay en mi pecho, que crece cuando me infravaloro una y otra vez.

Quiero pensar que estoy en el sendero adecuado, ese que un día me llevará a caminar sin cuestionar mis pasos, ese que un día me hará amar quién soy.

(O no)

Sandra Haya

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s