Como puños

He llorado tantas veces durante este último año que me parece casi un milagro poder volver a reír. 

Y es que al final te das cuenta de que, aunque duela, nadie es indispensable para un mundo en el que todo pasa tan rápido que cuando te quieres dar cuenta, ya no estás aquí.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s