Gol

Suena el despertador y tardo unos segundos en darme cuenta de que Alejandro se tiene que ir a trabajar. Levanto la cabeza y miro el reloj. Las seis de la mañana. Cuando me quiero dar cuenta él ya está en la ducha. Me quedo boca arriba en la cama. Miro atentamente como mi vientre sube y baja al tiempo que respiro lentamente. Me hace gracia. Río pero me tapo la boca para no hacer ruido, como si fuera otra vez la niña que le robaba los pintalabios a su madre, en un intento de hacerse mayor de golpe y porrazo. Cierro los ojos. La idea de tener una vida creciendo en mi vientre de pronto me abruma y no sé si podré hacerlo bien. Ni siquiera sé como decírselo a Alejandro, por el amor de Dios. Sería algo parecido a un ‘¿te acuerdas cuando vinimos de la cena de tus padres? Yo estaba muy cabreada, no entendía porque tu madre me había intentado poner en ridículo continuamente delante de sus amistades. Tú también estabas cabreado, me habías avisado de que cosas así pudieran pasar, pero yo quería ir a conocer a tus padres. Es normal que quisiera, llevamos dos años juntos y ni sabían mi nombre. Las venas de tu cuello se hinchaban por momentos y entramos en casa sin dirigirnos la palabra. Al final entendimos que lo mejor era hablar las cosas, y decidimos discutirlo en la encimera, y en la cama, y encima de la mesa de la sala. Fue una de las mejores noches de mi vida. Después de aquello pude sentir lo que siente cualquier corredor después de hacer una maratón, y mis agujetas estuvieron oliendo una semana a sexo. El caso es que entre tanta testosterona, tanta adrenalina y tanta mala hostia acumulada se nos olvidó ponernos protección. No es que me diera cuenta, puesto que cuando fui consciente de lo que estaba pasando, ya estaba a punto de calbargarte, queriendo demostrar mi madera de amazona, y tú tampoco pareciste darte cuenta, estabas demasiado ocupado desabrochándome el botón del pantalón y pagando todas tus frustraciones entre embestida y embestida. Supongo que lo podemos dejar en empate, puesto que los dos metimos un gol por toda la escuadra esa noche. Y quién diría que nunca te ha gustado el fútbol…’

(Buscando en el baúl de los recuerdos, relatos aparecen)

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s