En realidad

A veces me gustaría hacer caso omiso a los comentarios de una sociedad centrada únicamente en lo estrictamente perfecto y a la vez, inexistente. Desde que naces intentan moldearte a la imagen y semejanza de un canon de belleza establecido por aquellos que, en su mayoría, suelen poseer más dinero que neuronas, y más ambición que sentido común.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s