¡Qué boca más grande tienes!

Nadie podría decir, viéndote sereno, que puedes inudar París a base de lágrimas cuando me alejo, que sabes de memoria a cuantos besos está la parada de autobuses de mis piernas, y que conoces mis sentimientos como si formaran parte de ti. Eres un niño vestido con cicatrices, y nuestra historia es una versión adaptada del cuento en el que el lobo encierra a Caperucita en el armario, y ésta…

…SE DEJA MORDER

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s