Tú la llevas

Puedo definirme en otro texto, que hable de cuánto odio el amor en este momento, y que recalque, que soy una diosa del sexo aún sin desnudar.

Puedo decir con certeza, que no he conocido placer semejante, al de ver sonreír a mi abuelo, y que todavía me parto las ganas pensando en lo que podríamos hacer, si algún día volvieras.

Puedo dar portazo a las dudas y por primera vez autoconvencerme de que, aunque las cosas vayan mal ahora, pueden ir mejor.

Puedo correrme en tus versos, aunque todos ellos nunca vayan a llevar mi nombre, aunque únicamente sea una de esas anécdotas que contar entre caña y caña, en cualquier bar.

Puedo sonreír de verdad por primera vez desde hace cuatro meses y dar portazo, sí otro más, a los miedos, a los domingos de mierda, a los políticos, a la vecina del quinto, a la soledad y empezar a vivir, contigo o sin ti.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s