Otro más

Ella grita en silencio por miedo a que alguien la pueda escuchar. No quiere que nadie la vea así porque por fuera es fuerte, solo por fuera. Se cepilla el pelo una y otra vez y se viste con su vieja sonrisa de siempre que solo los que la conocen saben interpretar. Sale a la calle y deja que el aire choque contra su cara durante dos o tres minutos más, antes de encaminarse lejos de ese lugar que ya no es ‘casa’ porque ya no da esa seguridad a la que antes se agarraba. Ahora es al contrario. Llegar allí es como darse de bruces con la puta realidad y joder, que malo es toparse con algo que te niegas a ver aunque sepas que está ahí, que siempre está. Intenta mantener la calma y recuperar la compostura antes de volver a hablar. Añora con todas sus fuerzas ese abrazo que nadie le da pero todos necesitan. No tiene fuerzas ni para quejarse, porque mañana todo será igual. Otro día más.

jdjdjdjdjd

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s