Ella.

Él nunca quiso escuchar lo que el corazón de ella latía, ansioso, por ser escuchado. Él vivía atado de pies y manos a unos celos que habían sido fundados en relaciones fracasadas del pasado. Ella lo entendía pero poco a poco su corazón se iba cerrando hacia aquel hombre que sólo escuchaba lo que sus miedos, ansiosos por destruir cualquier ápice de esperanza, se dignaban a decir. Y por mucho que el amor predominara en su mirada cuando de manera furtiva la observaba, ella echó a volar, antes de que él cortara sus alas.

Sandra Haya

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s