De un pasado no muy lejano

La grieta de mi pecho se ensancha. Parece que el Sol no se ha puesto en varios días. Vivo en una noche perpetua, únicamente acompañada por mis miedos. Las lágrimas corren por mis mejillas raudas y veloces. Ni siquiera sé por qué estoy llorando, creo que es la única forma que tengo de sacar al exterior todo lo que me atormenta. Quizá cuando la gente sepa que ser diferente a los demás es lo que te hace única y no inferior, dejaré de llorar para intentar protegerme de los demás y de mi misma.snsnsnsn

Sandra Haya

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s