Campeón.

Corre. Corre más, joder. ¿Qué importa qué la hayas roto el corazón, qué la hayas partido en dos? Tú sólo corre. Corre aún sabiendo que la acabas de joder la vida y que posiblemente no vuelvas a tener una puta historia de amor como la que tuviste con ella. Corre. Sí. Corre aunque tú también te estés muriendo por dar media vuelta y borrar las lágrimas, que caen por sus mejillas, a besos. Corre intentando ocultar al resto del mundo el motivo por el que huyes. Para que la gente no se dé cuenta de que lo que empezó como una chorrada a acabado siendo un mundo. Para que no se den cuenta de que estás cagado de miedo porque la amas, y eso no te gusta. Porque no te gusta actuar por impulsos y no poder controlar tus acciones ni tus reacciones cuando estás con ella. Así que corre. Corre hasta que te falle la respiración y te tengas que doblar sobre tus rodillas. Corre hasta que te des cuenta de la gilipollez que estás cometiendo y vuelvas a por ella. Corre. Pero cuidado, porque puede ser que cuando dejes de correr ya sea demasiado tarde, campeón.
image

Sandra Haya

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s